24.11.14

Lisboa


Como ya sabéis, una de las singularidades arquitectónicas de Portugal son sus fachadas de azulejo. Y he aquí una reinterpretación, en la ciudad de Lisboa, obra de CAMARIN arquitectos. Esta consiste en crear un patrón abstracto, partiendo del azulejo original del edificio ahora rehabilitado, y articular la fachada en tres partes: una base de azulejo plano, la segunda de azulejo de bajo relieve y la tercera, donde reside la innovación, puesto que es la primera vez que se utiliza este sistema constructivo en la ciudad, que consiste en un sistema de construcción ligero de acero perforado. Crean así una fachada translúcida y permeable, cuando menos curiosa...

imágenes_Nelson Garrido vía_domus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada